miércoles, 19 de marzo de 2008

Reducción del consumo de tabaco en adolescentes



En la revista de la Asociación de Medicina de Familia Americana, se publica un estudio en Febrero de 2008 acerca de la reducción de uso de tabaco en adolescentes; el tabaco es la primera causa de muerte prevenible en los Estados Unidos, causando mas de 400 mil muertes al año y cerca de 8 millones de personas padecen enfermedades relacionadas con el tabaco, tales como cáncer pulmonar, laringe, esófago, cavidad oral y otras enfermedades pulmonares como EPOC. Es el responsable de cerca de 157 billones de dólares en gastos de salud anualmente.

Es de gran preocupación el gran número de adolescentes que comienzan a fumar a edad temprana y continúan en su edad adulta. Actualmente cerca de 3 millones de adolescentes estadounidenses fuman al momento de terminar la secundaria y casi el 90% de los adultos que fuman comenzaron a los 18 o antes de cumplirlos. Cada día, alrededor de 4,400 adolescentes prueban su primer cigarrillo y contribuyen a los 1.5 millones que comienzan a hacerlo cada año. Un número significativo de adolescentes que usan drogas ilícitas comenzaron fumando cigarrillos.

Las tasas de consumo de cigarrillos entre estudiantes de secundaria alcanzaron su pico máximo en 1976, cuando cerca del 40% de los graduados se auto clasificaron como fumadores. Estos rangos se mantuvieron en los ochenta pero luego subieron alcanzando el pico máximo en 1997. Se llegó a un acuerdo entre la justicia americana y las grandes compañías fabricantes de tabaco, en cuanto a campañas, con especial énfasis en reducir el consumo por adolescentes, además de aumentar el precio substancialmente como resultado de el aumento de impuestos y el de recuperar las grandes pérdidas de dinero en procesos judiciales contra dichas compañías.

Todos estos factores han contribuido a un significativo descenso del consumo de tabaco en adolescentes, pero en los últimos años se ha visto que esta tendencia tiene signos de revertirse incluso con aumentos pequeños en el consumos entre adolescentes en edad temprana (16-17 años) entre 2003 y 2005.
Aún sabiendo los controles por parte del gobierno y el control que puedan ejercer los padres y educadores, mi pregunta es: ¿Están en realidad las grandes compañías tabacaleras haciendo algo para controlar o disminuir el consumo de tabaco entre los adolescentes?


Factores de riesgo
Muchos factores, externos e internos, afectan el riesgo de consumo de tabaco en adolescentes. Los adolescentes blancos fuman más que los hispanos y afro americanos. No hay relación en cuanto al sexo, y en cuanto a objetivos educativos tienen menos riesgo de consumo aquellos que asisten a universidad que los que no lo hacen. Finalmente, el estrés y los desórdenes psiquiátricos tales como el desorden de hiperactividad/atención y la depresión se han relacionado con tasas de consumo alto de tabaco en adolescentes. Riesgos externos incluyen: presión de grupo, padres fumadores, publicidad, y creencias propias acerca de las consecuencias positivas o negativas de fumar.

Valoración
El screening para uso de tabaco en adolescentes esta recomendado en cada visita médica y se debe ofrecer la posibilidad de dejar de fumar usando el método 5 A (por sus siglas en ingles: ask, advise, asses, assist y arrange) o lo que es: preguntar, aconsejar, valorar, asistir y acordar; teniendo en cuenta que la terapia de reemplazo con Nicotina es la única recomendada para adolescentes que cumplen criterio de dependencia al tabaco.
Incluir a la familia en el tratamiento puede ser beneficioso. Ofrecer servicios para dejar de fumar a padres que también fuman limitara la exposición del adolescente a humo de segunda mano y eliminara cualquier tentación del hogar para fumar.


Tratamiento
Se recomienda un abordaje agresivo para dejar de fumar en adolescentes mayores (>16 años) que incluyen, intervenciones comunitarias, programas formales para el abandono del tabaco, y farmacoterapia. Las terapias para adolescentes incluyen: consejo, terapia de reemplazo de nicotina, fármacos psicoactivos y terapias combinadas.
El parche de nicotina, la goma de mascar de nicotina, y el bupropión como psicoactivo son las únicas terapias estudiadas en adolescentes. La mayoría de estudios en adolescentes han demostrado disminución significativa en le número de cigarrillos consumidos diariamente, pero bajos rangos de abstinencia. La farmacoterapia de cualquier clase doble la probabilidad de abstinencia en adultos.

Terapia de reemplazo con nicotina
Estudios sobre terapia de reemplazo con nicotina en adolescentes han empleado tanto el parche como el chicle de nicotina. Estudios con el parche demostraron una disminución en el número de cigarrillos consumidos, pero rangos de abstinencia de solo el 5% después de 6-12 meses. Otro estudio demostró altos rangos de abandono cuando la terapia con nicotina se combinó con terapia de conducta cognitiva intensiva. Los efectos secundarios de esta terapia son mínimos y de duración corta: reacción local en piel, hipo, dispepsia, malestar de boca e irritación local de nariz y garganta. Sin embargo se recomienda precaución de uso en embarazadas y pacientes con enfermedad cardiovascular.

Otros medicamentos
No hay fármacos psicoactivos en la actualidad autorizados por la FDA para dejar de fumar en adolescentes. Reportes recientes de aumento de suicidio en adolescentes que están tomando antidepresivos han mermado el revuelo en cuanto a ésta opción. El Bupropión es uno de los tratamientos más efectivos para dejar de fumar, resultando en rangos de abandono del 23-38% en un período de 12 meses. Algunos estudios han demostrado que el uso de este fármaco es efectivo y seguro en adolescentes, con tasas de abandono del hábito tabaquico de más del 27% a los 6 meses.
Efectos secundarios comunes del Bupropión incluyen: insomnio y boca seca. No debe ser prescrito en pacientes con Historia de convulsiones o desordenes alimentarios, o pacientes que están tomando inhibidores de la MAO.
Los inhibidores de la recaptación de serotonina (ISRS), nortriptilina, y clonidina también han sido estudiadas sobre su eficacia en abandono tabáquico. Los ISRS no han sido probados como efectivos, aunque nortriptylina y clonidina son efectivos pero tienen más efectos secundarios que el bupropión. La Vareniclina, un antagonista de receptores de nicotina recientemente aprobado no está autorizado para su uso en adolescentes.


Terapia combinada
Estudios de consejo y asesoramiento combinados con farmacoterapia en adolescentes fumadores mostraron tasas de abstinencia mejores aunque no ha habido diferencias estadísticamente significativas en comparación con ambas terapias por separado como único tratamiento.
No hay evidencia que los programas de educación tanto a nivel escolar como en la comunidad disminuyan significativamente las tasas de consumo.
Los programas educativos son más efectivos cuando se combinan con fuertes políticas antitabaco en las escuelas y son parte de una serie de medidas y esfuerzos para el abandono de consumo. Los programas basados solo en influencias sociales no son efectivos.


Publicidad
La publicidad del tabaco es un contribuyente importante en el consumo de tabaco en adolescentes. A pesar de la abolición de anuncios en TV y en vallas publicitarias del tabaco esta actividad continúa realizándose en revistas y eventos deportivos; la evidencia demuestra que las campañas antitabaco en medios de comunicación han disminuido el consumo de tabaco en adolescentes desde 1998.
Otras medidas efectivas son las limitaciones en cuanto a las zonas permitidas para fumar, la vigilancia en escuelas, así como el aumento del precio del tabaco y el acceso al mismo y el control de sitios Web en que se compra tabaco a precios más baratos y que son de libre acceso.

No hay comentarios: